Sistema Nacional de Procuración

El sistema de procuración en Argentina surge como una responsabilidad del ámbito de la salud para dar respuesta a un problema sanitario concreto: los miles de pacientes que necesitan un trasplante de órganos o tejidos para tratar su enfermedad. Por este motivo, el Incucai, autoridad nacional responsable, y los organismos jurisdiccionales de ablación e implante, forman parte de las estructuras de la salud pública nacional y provincial.

La actividad de procuración de órganos comienza a fines de la década del 70, momento en que predomina un modelo de organización extrahospitalaria en los programas institucionales de procuración.

La necesidad de hacer frente al aumento de los pacientes en lista de espera en los últimos años genera un cambio cualitativo en la estrategia nacional, plasmado en el diseño del Programa Federal de Procuración de Órganos y Tejidos. Lanzado en 2003, éste plantea la procuración como una tarea médico asistencial ubicada dentro de la organización intrahospitalaria, que se suma a las acciones propias de los establecimientos sanitarios.

En esta línea, se implementa la figura del coordinador hospitalario de trasplante, profesional perteneciente a la institución de salud y responsable de la actividad de procuración en su lugar de trabajo, a través del seguimiento de subprogramas de garantía de calidad del proceso. En la mayoría de los casos, este rol es desempeñado por médicos intensivistas, aunque también abarca enfermeros, técnicos en neurofisiología y psicólogos.

La puesta en marcha del Programa Federal de Procuración requirió la adhesión de las autoridades sanitarias de cada una de las provincias argentinas, alcanzada a través de convenios de compromiso entre éstas y nación. Como resultado, se ha logrado un crecimiento de los trasplantes en nuestro país. La actividad de procuración reflejada en el índice de donantes por millón de habitantes pasó de 6 en 2002 a 15.7 en el 2013, posicionando a la Republica Argentina entre los primeros lugares en America Latina. Si embargo, entendiendo la necesidad de continuar un crecimiento mas acelerado de la actividad de procuración y considerando que en el mundo, los modelos exitosos son los que han logrado incorporar esta actividad a los objetivos de las instituciones sanitarias, e incorporan la actividad de procuración a sus tareas asistenciales habituales, se plantea la Estrategia de Hospital donante, que incorpora estos objetivos, y que se ve plasmada en la Resolución 229/13 “Programa Hospital Donante”.

 

Fuente: INCUCAI